El Scrum Master

El Scrum Master

Si hay un rol de Scrum controvertido y que más confusión genera es el del Scrum Master, la tercera pata del Equipo Scrum junto con Product Owner y Equipo de Desarrollo.

El motivo de esta polémica es que no queda muy claro en la Guía en qué se traduce, siendo prácticos, eso de líder-servicial, o eso de eliminar impedimentos al Equipo de Desarrollo, o eso de facilitar.

Porque, ¿Qué significa exactamente eso de eliminar impedimentos? ¿o actuar como líder-servicial? ¿en qué consiste y cómo se hace eso, sobre todo si soy un Scrum Master con poca experiencia?

En este post profundizaremos en esta interesante figura y trataremos de descifrar cuáles son las verdaderas competencias del Scrum Master.

Al lío.

Un rol polémico

Del Scrum Master se dicen muchas cosas: es un coach, un experto en metodología, para muchos un psicólogo y un paño de lágrimas… Uffff, difícil de aterrizar al mundo real.

He conocido Scrum Masters que prácticamente sólo actuaban como expertos en Scrum y poco más. En cambio, he conocido otros que, con la excusa de remover impedimentos al DevTeam, confeccionaban hasta los planes de implantación en Producción.

Unos, gestores puros con poquísimo conocimiento técnico. Otros, con conocimiento más técnico que de gestión o metodológico. Y todos ellos dentro de la misma organización, dejando patente el poco consenso sobre cuáles son las responsabilidades del rol.

Recuerdo que hace un tiempo, en una importante compañía financiera española, la dirección de metodologías ágiles trató de establecer un decálogo que reflejase de forma inequívoca las competencias de sus Scrum Masters, con el objetivo de que no se extralimitasen las obligaciones que se les exigían desde los proyectos de las diferentes áreas de negocio de la compañía, cosa que creaba bastante confusión y mal ambiente a los profesionales ágiles.

Pues créeme si te digo que no llegó a establecerse un acuerdo que convenciese a todos…

Lo que sí está claro es que el Scrum Master es un rol que actúa como un director de orquesta entre las diferentes partes que confluyen en el producto, permaneciendo neutral y tratando de dar cobertura al Product Owner, al DevTeam y a la compañía. Así que no debe tomar partido por nadie, aunque para ser sinceros su afiliación es principalmente con el Equipo de Desarrollo, actuando de aislante de las distracciones del mundo exterior.

Pero lo mejor es que vayamos paso por paso, revisando la Guía, y tratemos de descifrarla. A ver si podemos dejar claro qué es responsabilidad del Scrum Master y qué no.

El Scrum Master según la Guía Scrum

La Guía expone una serie de responsabilidades generales del Scrum Master y después las agrupa en tres clases: cómo sirve al Product Owner, cómo sirve al DevTeam y cómo sirve a la Organización. Veamos.

Responsabilidades generales del Scrum Master

La Guía Scrum indica lo siguiente:

El Scrum Master es responsable de promover y apoyar Scrum como se define en la Guía de Scrum. Los Scrum Masters hacen esto ayudando a todos a entender la teoría, prácticas, reglas y valores de Scrum. 

Creo que este punto está claro. Como su propio nombre indica, se trata del maestro en Scrum. Por tanto, debe comportarse como el referente metodológico, el que actuará de coach y de guía para que se cumpla con el framework y será la persona a la que se acudirá para despejar cualquier duda al respecto.

Además, deberá tener la iniciativa de vender Scrum a la organización y a los que trabajen con él. Un embajador o evangelizador de Scrum, vaya.

Por tanto, lo mínimo que se espera de él es que conozca a la perfección el framework y es deseable que tenga una buena base en agilidad en general.

Un Scrum Master que sepa mucho de Scrum pero que ni le suene Kanban o XP, o que no tenga ni idea de conceptos como TDD, o el valor de la integración continua, no es quizá lo más deseable, aunque la Guía no indique nada al respecto.

Sigamos con la Guía:

El Scrum Master es un líder que está al servicio del Equipo Scrum.

Aquí se hace referencia a la idea del Scrum Master cómo líder que está al servicio del resto del Equipo Scrum. Líder-servidor, por tanto. Esto viene a significar que el Scrum Master no es un jefe, no tiene poder ejecutivo ni da órdenes. El Scrum Master no exige obediencia, predica con el ejemplo para que los demás le sigan, le tengan como un referente. Ahí radica su liderazgo.

Además, debe ayudar al Equipo Scrum, estar a su servicio. Por eso, además de líder, es un servidor.

No obstante, aquí empieza la ambigüedad. ¿En qué consiste eso de estar a su servicio? ¿en qué se supone que debe ayudarles y en qué no? Esto, obviamente, deja la puerta abierta a que el Scrum Master termine realizando las tareas más variopintas, todo ello en aras de ayudar al Equipo. He conocido Equipos que remitían al Scrum Master hasta las quejas por tener que usar sillas incómodas, o porque les faltaban enchufes… Trataré de responder a esto más adelante.

Continuemos con la Guía:

El Scrum Master ayuda a las personas externas al Equipo Scrum a entender qué interacciones con el Equipo Scrum pueden ser útiles y cuáles no. El Scrum Master ayuda a todos a modificar estas interacciones para maximizar el valor creado por el Equipo Scrum.

La expresión maximizar valor es muy agile, lo reconozco. Siempre me ha resultado un poco rimbombante. Al final, todo esto va de tratar de facilitar las cosas para que el Equipo de Desarrollo pueda realizar su labor de construir el incremento lo mejor posible, el Product Owner haga lo que corresponde a su rol y no pierda el foco y el resto de equipos ajenos al Equipo Scrum, con los que no quedará más remedio que integrarse, sean lo menos molestos posible.

El Scrum Master debe actuar de interfaz entre los equipos externos y el Equipo de Desarrollo, para que éste no se disperse en cuestiones que no tienen nada que ver con la construcción del incremento.

Y todo ello, llevado desde el punto de vista de a gestión. Porque el Scrum Master es eso, un gestor.

Está muy bien que tenga conocimiento técnico (eso nunca viene mal) pero no hay que olvidar que éste es un rol de gestión. Por tanto, aunque sería una ayuda estupenda para el Equipo de Desarrollo si el Scrum Master realiza el plan de pruebas del aplicativo, o se pica él solito 30 transacciones, no es responsabilidad del Scrum Master hacerlo.

Lo repetiré: el Scrum Master es un gestor, para ser exactos un gestor experto en un método de gestión de trabajo que es Scrum, y debe velar para que el Equipo Scrum trabaje de la forma más eficaz en base a los principios de este marco de trabajo ágil. Creo que saber esto resolverá bastantes malentendidos.

No obstante, cada organización es un mundo y el concepto de gestión puede no ser entendido de igual forma por una compañía que por otra. Por tanto, al final es inevitable que el trabajo de un Scrum Master varíe entre organizaciones.

El Scrum Master al servicio del Product Owner

Continuemos con la Guía, a ver qué dice respecto a su ayuda al Product Owner:

Asegurar que los objetivos, el alcance y el dominio del producto sean entendidos por todos en el equipo Scrum de la mejor manera posible;

Encontrar técnicas para gestionar la Lista de Producto de manera efectiva;

Ayudar al Equipo Scrum a entender la necesidad de contar con elementos de Lista de Producto claros y concisos;

Entender la planificación del producto en un entorno empírico;

Asegurar que el Dueño de Producto conozca cómo ordenar la Lista de Producto para maximizar el valor;

Entender y practicar la agilidad; y,

Facilitar los eventos de Scrum según se requiera o necesite.

Podemos resumir todos estos puntos en una sola idea principal: el Scrum Master debe velar porque exista un buen Product Backlog.

El Product Backlog es el corazón del producto y vertebra todo el proceso Scrum desde el primer al último Sprint.

Es responsabilidad del Product Owner, pero el Scrum Master debe procurar que aquel haga lo que tiene que hacer, de tal forma que el resultado del trabajo del Product Owner sea un Product Backlog que recoja perfectamente los requisitos de negocio de forma iterativa e incremental, correctamente priorizados, comprensibles, bien definidos y sin ambigüedades para los miembros del Equipo Scrum.

Muchos Product Owners son gente de negocio reciclada a este rol, que tienen poco o nulo conocimiento metodológico, ni en Scrum en particular ni en agile en general. De modo que el Scrum Master lo más seguro es que tenga que emplearse a fondo si quiere que el Product Owner actúe como tal.

Recuerda que uno de los roles principales del Scrum Master debe ser el de facilitador. Esto significa que no es él quien tiene que realizar una tarea en particular, pero sí allanar el terreno para que los que deben hacer esa tarea la realicen de forma óptima.

Por ejemplo, facilitar los eventos no implica que el Scrum Master los dirija, pero sí que debe hacer lo necesario para que éstos se realicen y que se lleven a cabo correctamente. En este caso, un Scrum Master protagonista de los eventos es un mal Scrum Master.

El Scrum Master al servicio del Equipo de Desarrollo

Veamos ahora cómo ayuda, según la Guía Scrum, el Scrum Master al DevTeam:

Guiar al Equipo de Desarrollo en ser autoorganizado y multifuncional;

Ayudar al Equipo de Desarrollo a crear productos de alto valor;

Eliminar impedimentos para el progreso del Equipo de Desarrollo;

Facilitar los eventos de Scrum según se requiera o necesite; y,

Guiar al Equipo de Desarrollo en entornos organizacionales en los que Scrum aún no haya sido adoptado y entendido por completo.

Respecto al Equipo de Desarrollo, el fin último del Scrum Master es llegar a resultar completamente prescindible debido a que el DevTeam ha llegado a un grado tal de madurez, de autogestión, de autonomía y de eficacia, que ya no lo necesita para nada.

Si un DevTeam requiere continuamente de las gestiones y de la guía de su Scrum Master, entonces una de dos, o el Scrum Master no ha sabido hacer su trabajo, o el Equipo de Desarrollo se ha acomodado y no ha querido cortar el cordón umbilical con él por pura desidia.

Pero hasta que el Equipo llegue a semejante grado de madurez, el Scrum Master tendrá mucho trabajo que hacer con ellos:

Facilitador del proceso

Facilita todo el proceso de trabajo con el objetivo de mejorar la productividad del Equipo. Porque en el fondo ese y sólo ese es el verdadero sentido del rol del Scrum Master, hacer que el Equipo Scrum sea más productivo.

Esto incluye procurar que fluya la comunicación. El Scrum Master debe procurar eliminar el laconismo comunicativo tan propio de muchos técnicos.

Además, ayuda al DevTeam a supervisar en qué grado de productividad se encuentra con cálculos de velocidad, porcentaje de deuda técnica y demás métricas.

Eliminador de impedimentos

Esto es consecuencia del punto anterior. Conviene entender por impedimentos aquellas cuestiones burocráticas que no corresponden a un grupo de desarrolladores, para que éstos no pierdan tiempo haciendo algo ajeno a construir el incremento.

Por ejemplo, un posible impedimento del que sí debería encargarse el Scrum Master es hablar con la dirección para que proporcionen al tester la infraestructura adecuada para automatizar sus pruebas.

No obstante, un DevTeam muy maduro puede llegar a un grado tal de autonomía que ya no necesite de un Scrum Master para eliminar sus propios imledimentos.

Guardian del framework

Hacer que se aplique Scrum y que los equipos trabajen conforme a este framework: cómo organizar el trabajo en el Sprint, cómo abordar los eventos, cómo estimar, cómo subdividir las historias de usuario en subtareas, cómo mejorar la comunicación… En resumen definir cómo trabajar de forma óptima conforme a los dictados del marco de trabajo.

Guardian de la agilidad

Ayudarles a aplicar buenas prácticas ágiles, no sólo Scrum. Podemos incluir aquí el uso de herramientas como Jira o Confluence.

Escudo del DevTeam

E intermediario con el mundo exterior, procurando que nadie les interrumpa ni les moleste.

Cierto es que el Scrum Master debe ser neutral, pero no hay que olvidar que el DevTeam son los que crean el incremento, lo que nos da de comer, así que hay que procurar que nadie les incordie en su trabajo. Lo aísla de interferencias externas para que no sea vea mermada su productividad.

El Scrum Master al servicio de la Organización

Finalmente, veamos ahora cómo ayuda el Scrum Master a la Compañía:

Liderar y guiar a la organización en la adopción de Scrum;

Planificar las implementaciones de Scrum en la organización;

Ayudar a los empleados e interesados a entender y llevar a cabo Scrum y el desarrollo empírico de producto;

Motivar cambios que incrementen la productividad del Equipo Scrum; y,

Trabajar con otros Scrum Masters para incrementar la efectividad de la aplicación de Scrum en la organización.

Podemos resumir todos estos puntos en la siguiente idea: el Scrum Master debe persuadir (ya que no tiene poder para imponer) a la organización de que adopte buenas prácticas ágiles, en colaboración con el resto de Scrum Masters.

El Scrum Master no debe ser un lobo solitario, él solo enfrentándose al inmovilismo de la Organización. Lo normal es que en una compañía medianamente madura en cuestiones de agilidad cuente con varios expertos en la materia, normalmente varios Scrum Masters, agile coach, etc, que constituirán un área en sí misma.

Por tanto, los Scrum Masters deberán apoyarse entre ellos y retroalimentarse, tanto en cuestiones metodológicas como en cuestiones de pura gestión de proyectos.

Además, la Guía Scrum habla, evidentemente, de implementar Scrum, pero la cosa va más allá de Scrum. Por ejemplo, cosas como que se realice testing automatizado, o integración continua, o buenas prácticas en Design Thinking, etc.

Si nada de esto se está haciendo, es una de esas sugerencias que el buen Scrum Master debe proponer para mejorar la productividad. Y para lograrlo es bueno apoyarse en tus compañeros Scrum Masters para que te ayuden con su conocimiento y experiencia. No olvidemos que la unión hace la fuerza.

Reflexión final

Como has podido observar a lo largo del post, el rol de Scrum Master da para mucha discusión. Y lo más irónico es que el mejor Scrum Master es, precisamente, el que termina siendo completamente innecesario para su equipo.

De hecho, no es nada raro que un Scrum Master, tras cierto tiempo trabajando con un equipo, termine por sentirse inútil y que ya poco tiene que aportar: esa es la señal inequívoca de que el equipo llegó a una grado tal de madurez que está preparado para volar por su cuenta.

Por lo demás, decir a los futuros Scrum Masters que se preparen. Es un rol muy antipático ya que, como agente del cambio, debe estar en lucha perenne para que la gente salga de su zona de confort y adopte nuevas y mejores formas de trabajo.

Obviamente, se topará con mucho rechazo y el enfrentamiento con Organización, Product Owners y Desarrolladores será el pan nuestro de cada día. A nadie le gusta que le digan que su forma de trabajar es mejorable, sobre todo cuando viene de alguien sin una autoridad ejecutiva (que no es un jefazo, vaya).

Por tanto, si eres una persona con aversión al conflicto y que le horroriza estar continuamente haciendo de pepito grillo, mejor que pienses en desarrollar tu carrera profesional por otro lado.

Si te quedaron dudas puedes dejarlas en la sección de comentarios, estaré encantado de responderte.

Y si el artículo te ha resultado útil, te agradeceré mucho que lo compartas en alguna de las siguientes redes sociales. ¡Nos vemos en el próximo post!

Deja un comentario